Si hay algo que se aprende rápido en norte américa es el sistema de propinas. Tanto en US como en Canadá se debe tiene que dejar propina en casi todos los sitios. Especialmente importantes es en el caso de la hostelería. Cuando se va a un restaurante, ya sea a comer o cenar, se debe dejar una propina entre un 10 y un 20% (más bien tirando hacia el 20%).

Para los españoles esto es una de las cosas que no llegamos a entender (eso y que todos los precios vengan sin los impuestos correspondientes). La diferencia con el sistema español es que aquí para ganarse la mencionada propina (o tip en ingles) el camarero/a no para de preguntarte cada 5 minutos si todo esta bien, si necesitas algo más, etc, llegando a veces a ser hasta pesado. En el caso de que el servicio no nos haya gustado o que la comida no estuviera a nuestro gusto, al contrario de lo que podaís pensar que sería no dejar propina, lo que se debe hacer es dejar una propina baja (de un 10% por ejemplo) para que el camarero se de cuenta que no nos ha gustado, porque si no dejamos nada lo que van a pensar es que se nos ha olvidado o incluso se lo pueden tomar como una ofensa y pedirnos explicaciones.

Tal es el colmo, que si por ejemplo te encuentras en una discoteca, y vas a la barra a pedir una copa/cerveza/refresco, lo normal también es dejarle propina al camarero que lo único que ha hecho ha sido coger una botella de la estantería y ponertela encima de la barra. También es cierto que en estos casos la propina que se suele dejar es 1 o 2CA$.